Los agricultores, ganaderos y comercializadores españoles temen graves consecuencias por una escalada de la crisis en Ucrania, por la alta dependencia de este país y de Rusia en el abastecimiento de cereales y de materia prima para piensos.

El “viaje” de la nueva reforma de la Política Agrícola Común (PAC) ha sido y está siendo largo y con muchas paradas aún por hacer hasta llegar a su meta el 1 de enero de 2023, cuando entrará en vigor; si bien, no será una meta final porque la Unión Europea y los Estados Miembros seguirán vigilantes a su cumplimiento.


El PP ha pedido este martes en el Congreso la comparecencia de los ministros de Consumo, Alberto Garzón, y de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, por la polémica de la carne, con el apoyo de Vox, Ciudadanos y UPN y sin respaldo parlamentario suficiente.

La Comisión Europea (CE) reconoce que la situación del sector porcino es "muy complicada" pero se resiste a dar ayudas a los productores y pide que los ganaderos ajusten su producción.

Uno de los grandes cambios de la Política Agraria Común (PAC) 2023-2027 es su "giro ambiental, manteniendo la rentabilidad de las explotaciones", con un 42 % del gasto destinado a ayudas a las prácticas que mejoran el medioambiente, los suelos o el uso de "inputs" en la producción.

Sigue sin cambios la tablilla de las canales de vacuno - La tablilla de los cereales muestra pocos cambios - Ligeros ajustes en la tablilla del ovino- Sigue subiendo la cotización del porcino, pero de forma simbólica - Recortes en las cotizaciones del vivo y repetición en las canales de pollo

Unas 6.000 personas, según la última estimación de la Delegación del Gobierno en Madrid, llegadas desde toda la geografía española se han manifestado este domingo 23 de enero en la capital para pedir que la legislación reme a favor del medio rural, para poder así salvaguardarlo. La manifestación ha finalizado junto al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), sin incidentes.

El Parlamento Europeo (PE) pidió este jueves que la Unión Europea (UE) intensifique sus esfuerzos para proteger el bienestar de los animales vivos durante su transporte y apostó por poner en marcha una transición para acarrear carne y material genético en vez de ganado vivo, pero gran parte de los partidos españoles votó en contra.