Las nuevas exigencias ambientales previstas en la Política Agraria Común (PAC) han puesto de relieve la importancia de la agricultura ecológica en España, donde sus productores exigen que se les premie más frente a los modelos intensivos.

La Comisión Europea ha aprobado el reglamento que permite incrementar el anticipo de las ayudas de la Política Agraria Común (PAC) de la campaña 2021, como había solicitado España, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).


La agricultura y la ganadería familiar son parte de la solución para lograr un futuro del medio rural sostenible frente a la despoblación, ha destacado este jueves la organización agraria UPA en la presentación de su anuario anual.

La semana pasada el sector ganadero y cárnico estuvo en el ojo del huracán debido a la campaña promovida por el ministro de Consumo, Alberto Garzón, en la que se invitaba a reducir el consumo de carne por razones de salud y medioambientales. La rápida y contundente respuesta del sector ganadero, por parte de las seis interprofesionales cárnicas, provocó la atención de los medios de comunicación y situó en primer plano una campaña que posiblemente habría tenido una repercusión más bien discreta. Esta vez, pero, se traspasó una línea roja por el hecho de que los ataques provenían de un señor ministro, y por ello decidimos decir basta a esta injusta criminalización.

El Gobierno ha propuesto a las comunidades autónomas que todos los agricultores y ganaderos tengan acceso a los eco-esquemas, sin necesidad de tener que competir entre ellos por cobrar dichas ayudas ligadas a prácticas sostenibles con el medio ambiente.

Los ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) se mostraron este lunes dispuestos a avanzar en el desarrollo de la agricultura ecológica en el club comunitario, mientras que en una videoconferencia con el secretario estadounidense del ramo, Tom Vilsack, abordaron el desarrollo sostenible de los sistemas alimentarios y la adaptación al cambio climático.

Tanto en España como a escala global, grandes empresas cárnicas apuestan desde hace años por el mercado de la proteína vegetal como línea de negocio paralela a su actividad y, aunque suene paradójico, son partícipes del auge que viven las alternativas a la carne.

Euskaber criará en su nueva granja de Vitoria 22.000 pollitas desde su nacimiento hasta que 17 semanas después se convertirán en gallinas ponederas y se enviarán a las 32 granjas que forman parte de la cooperativa, siempre "priorizando el bienestar animal".