Ganadería - Vacuno


El sector de la carne brasileña recibe un nuevo revés


Madrid - 2017-06-24 15:18:55
Valoración:       0 votos.
Archivado en:


La carne brasileña recibió esta semana un nuevo revés después de que Estados Unidos suspendiese la importación de vacuno fresco por problemas "sanitarios", una decisión que prolonga el "annus horribilis" del sector en el país suramericano.

Las restricción de Estados Unidos supone un duro golpe para la industria pecuaria, la cual ha sido cuestionada en los últimos meses a raíz de varios escándalos, entre ellos el de la "Carne débil".

El pasado marzo, las autoridades brasileñas descubrieron una mafia que adulteraba los productos tanto para el consumo interno como para la exportación, lo que llevó a la restricción temporal de carne por parte de algunos compradores internacionales.

Estados Unidos intensificó entonces los controles sanitarios y, según explicó la Secretaría de Agricultura en un comunicado, rechazó la entrada de 106 lotes (aproximadamente 862.600 kilogramos) de productos cárnicos brasileños debido a "preocupaciones de salud pública, condiciones sanitarias y problemas de salud animal".

Washington importó el año pasado 3,35 millones de dólares de carne bovina congelada y fresca, de los 4.300 millones de dólares de ese producto exportados por Brasil en 2016, según datos de Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio.

Pero la importancia de la primera potencia mundial en ese mercado va más allá de las cifras, ya que, según especialistas, Estados Unidos es un referente para otros países importadores de carne bovina.

El Gobierno intenta revertir la situación y el ministro de Agricultura de Brasil, Blairo Maggi, anunció hoy que la semana próxima viajará a Estados Unidos, después de que "fueron detectados algunos abscesos" en carnes que pudieran ser consecuencia de una "reacción" de los productos a "componentes de la vacuna contra la fiebre aftosa".

"Entendemos las quejas y daremos las explicaciones pertinentes", dijo el ministro.

Maggi consideró además que en Estados Unidos hay "presiones muy grandes" de poderosos empresarios contra la carne brasileña, que compite en los mercados mundiales con los productos estadounidenses.

La Asociación Brasileña de Industrias Exportadoras de Carnes (Abiec), por su parte, lamentó la decisión de Estados Unidos, pero confió en que, una vez presentadas las "medidas correctivas", las exportaciones serán retomadas "a corto plazo".

La entidad aseguró que la "industria de la carne bovina brasileña actúa con responsabilidad y sigue altos niveles de vigilancia sanitaria severamente auditados", con "inspecciones periódicas en toda su cadena productiva".

Desde que estalló la revelación de la red de corrupción cárnica en marzo, una veintena de países colocaron algún tipo de barreras a la importación de carne brasileña, entre ellos China, la Unión Europea y Hong Kong, aunque la mayoría de las importaciones fueron levantadas.

Unas 30 empresas fueron acusadas de numerosas prácticas antihigiénicas, entre ellas JBS, el mayor exportador mundial de carne de res, y que también está envuelta en un gigantesco escándalo de corrupción que ha salpicado al presidente de Brasil, Michel Temer.

JBS ha iniciado un plan de desinversión y anunció esta semana la puesta en marcha de un programa de venta de activos con el que espera recaudar 6.000 millones de reales (unos 1.824 millones de dólares).

Los diversos escándalos del sector cárnico han puesto en el punto de mira a Brasil, el mayor exportador mundial de carne roja y el segundo mayor productor, por detrás de Estados Unidos, con 9,18 millones de toneladas.

El sector de agropecuario brasileño creció un 13,4 % en el primer trimestre del año, lo que impulsó el Producto Interior Bruto de Brasil (PIB), que de enero a marzo subió un 1 %, después del retroceso del 3,8 % de 2015 y de la caída del 3,6 % de 2016.

 

Alba Santandreu