Tecnología - Sanidad Animal


Ganaderos de Guadalajara piden a la Junta medidas contra la tuberculosis bovina


Gudalajara - 2017-08-01 15:05:32
Valoración:       0 votos.
Archivado en:


Los ganaderos de la Sierra Norte de Guadalajara han presentado más de 60 firmas a la Consejería de Agricultura pidiendo medidas de urgencia ante los efectos de tuberculosis bovina, que ha causado el sacrificio de 800 cabezas y unas pérdidas de 2,5 millones de euros desde 2013.

Así lo explicó ayer el presidente de la Agrupación de Ganaderos de la Sierra Norte (Apag) de Guadalajara, Juan Arenas Bris, que ha comparecido en rueda de prensa junto a varios ganaderos de la junta directiva.

Desde 2013, las explotaciones ganaderas de esta comarca han visto incrementarse los casos de tuberculosis bovina y denuncian que la valoración no es adecuada y en muchos casos cuando el animal ya ha sido sacrificado determinan que no estaba afectado.

En un escrito anexo a las firmas, han pedido a la Consejería una valoración "adecuada" de los animales que se sacrifican y, también, que no tengan que sanearse todos los animales de la explotación para que no afecte a los terneros que pueden vender.

A esta situación se suma que la mayoría de las vacas afectadas son jóvenes, muchas en edad de reproducción, con lo que el daño es mayor.

Asimismo, los ganaderos piden que se controle la fauna silvestre y entienden que el resurgimiento de esta enfermedad, tras años extinta, tiene relación con los animales silvestres con los que conviven y pasta el ganado.

Además, si una explotación tiene una sola cabeza de ganado afectada ya se le rebaja la calificación, lo que afecta al pago de cada ejemplar ya que, en última instancia, todas las vacas, afectadas o no, son destinadas al consumo "solo que las que dan positivo tienen que tener un tratamiento concreto y se paga mucho menos".

Los ganaderos han afirmado que no se niegan al saneamiento ni al sacrificio de los animales afectados pero instan a realizar una segunda valoración que ratifique los resultados que en muchas ocasiones son dudosos.

Desde 2013 hasta 2016 han contabilizado 800 vacas sacrificadas y unas pérdidas cercanas a los 2,5 millones de euros y aseguran que de continuar esta situación será el final del sector y la desaparición de las explotaciones.