Causas de muerte del lobo en Castilla y León: 75% caza, 13% atropello y 7% control de población


Valladolid - 2018-01-10 10:29:07
Valoración:       0 votos.
Archivado en: Ataques Lobo


La caza sigue siendo la principal causa de mortalidad conocida para el lobo en Castilla y León, con el 75% de los casos relacionados con la actividad cinegética entre 2014 y principios de 2017, seguida de los atropellos, con el 13% y las batidas de la Junta para controlar su población al sur del Duero (7%).

La respuesta dada por la Consejería de Fomento y Medio Ambiente a una pregunta parlamentaria formulada por el procurador de IU-Equo, José Sarrión, detalla que en la temporada de caza 2014/2015 acabó con 78 animales abatidos, la 2015/2016 con 82 y la 2016/2017 con 91, además del hallazgo de otros 12 animales que murieron por un disparo y fueron encontrados posteriormente en el mismo periodo 2014-2017.

En total, la Administración contabilizó en este periodo la muerte de algo más de 350 lobos.

De entre estas capturas, la Consejería detalla en su contestación consultada por Efe que el 58 por ciento corresponden a la modalidad de aguardo o espera, el 40 por ciento a cacerías colectivas y el 2 por ciento a recechos.

Todos los animales abatidos al sur del río Duero lo fueron por personal de la Administración en cumplimiento de la normativa europea que impide que esta especie sea cazada en esta zona, mientras que al norte del Duero el 97 por ciento de las capturas fueron realizadas por particulares.

Entre las causas diversas de muerte de lobos que cataloga la Consejería en su contestación figuran en primer lugar los atropellos, con hasta 46 casos en este mismo periodo acumulado -14 de ellos en 2016-, pero también figuran otras como intoxicaciones (tres casos) y naturales, vinculadas a traumatismos (3), aludes (1), mastines (1) y ahogamiento (1).

En la misma tanda de respuestas al mismo procurador, la Consejería detalla que entre 2014 y 2016 tramitó 3.405 expedientes por daños causados por lobos sobre la cabaña ganadera, 963 en 2014, 1.066 en 2015 y 1.376 en 2016.

El importe de las indemnizaciones abonadas por este concepto sumó 1,6 millones de euros, con algo más de 436.000 euros en 2014, más de 520.000 euros en 2015 y 693.000 euros en 2016.

Estos ataques afectaron, según los datos aportados por la Consejería a 6.701 cabezas de ganado, con 1.840 casos en 2014, 2.285 en 2015 y 2.576 en 2016.