Ganadería - Porcino


Recurren la autorización de la macrogranja de Almendros (Cuenca) por "graves errores"


Toledo - 2018-02-26 15:10:45
Valoración:       0 votos.
Archivado en:


La Asociación para la Defensa de la Economía Responsable de Almendros (Cuenca) ha presentado hoy un recurso de alzada contra la autorización ambiental para instalar una "macrogranja" de cerdos en el municipio, porque entiende que hay errores "muy graves" y atenta contra el medioambiente.

Según ha explicado a Efe el vocal de la asociación Isaac Palomar, han presentado el recurso de alzada contra la autorización ambiental integrada (AAI) en la Viceconsejería de Medio Ambiente, porque entiende que este documento que habitualmente "es muy exigente", en este caso "contiene errores muy graves".

Palomar ha asegurado que es un recurso de alzada "contundente" y ha dicho que, al margen de los errores detectados, "el proceso de información pública ha sido incorrecto", lo que sería suficiente para suspender el proyecto.

Entre los errores que han detectado, Palomar ha indicado que la AAI es que la balsa de purines de la futura granja porcina está proyectada en medio de un arroyo y además no se guardan las medidas de seguridad con respecto a un pozo de sondeo público de emergencia.

Asimismo, consideran que afecta a una zona de masa forestal, ya que los promotores lo que han hecho "es encoger los planos del proyecto para que no se vea afectada" y alegan que la granja está en entorno de una Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) de ambientes esteparios.

Y además, entienden que atenta contra el patrimonio porque la granja se va a ver perfectamente desde el Parque Arqueológico de Segóbriga, ya que la promotora del proyecto no ha hecho un estudio de las cuencas visuales.

Si se ha hecho un estudio de vientos dominantes, que apunta a que no afecta a la población de Almendros que está al oeste del lugar donde se va ubicar la granja, y por lo tanto se deduce que afecta a Segóbriga, que está al este.

En este sentido, Palomar ha señalado que calculan que los olores afectarían al parque arqueológico durante ocho meses al año y ha advertido que, como la granja está en una zona más alta, el olor en Segóbriga "va a ser terrible, porque tiene una balsa de purines de evaporación tremenda".

Pero contra esta circunstancia legalmente no se puede hacer nada y por eso no han presentado alegación contra los olores, pero aunque lo que si han alegado "es que la cuenca visual del parque arqueológico está protegida y se ve", ha reiterado Palomar, que ha señalado que en el recurso se abordan otros aspectos pero que éstos son "muy jurídicos".

En cualquiera caso, ha aseverado que el proyecto "es un atentado en toda regla" porque atenta contra los recursos hídricos de la zona, contra los intereses comunitarios al desarrollar la actividad al margen de una zona ZEPA protegida, contra el patrimonio al afectar a Segóbriga y contra la salud pública del pueblo y de la comarca por la posible contaminación del pozo de emergencia.

Al respecto, ha anunciado que la asociación presentará un recurso contencioso-administrativo contra el Ayuntamiento de Almendros en el caso de que Junta de Comunidades de la razón al promotor al resolver el recurso de alzada en los tres meses que tiene de plazo para hacerlo.

Están dispuestos a llegar hasta el Tribunal Supremo (TC), ha avanzado Palomar, que ha considerado también que al atentar contra intereses comunitarios, contra el patrimonio y contra la salud pública "podríamos a Estrasburgo sin ningún problema".

"Es una granja que no tiene ningún sentido", ha sentenciado Palomar, que ha informado que ya se han integrado en la asociación más de 250 personas de Almendros, que no comparten el interés del alcalde en que salga adelante el proyecto, cuyo promotor también es del pueblo, ha comentado.