Ganadería - Subastas


La Subasta de Avileña-Negra Ibérica se sobrepone a un año extremadamente duro con un remate final de 92.000 euros


Ávila - 2018-09-26 18:19:23
Valoración:       0 votos.
Archivado en:


La subasta de ganado celebrada estos días en Ávila dentro del Concurso-Subasta Nacional de Raza Avileña-Negra Ibérica ha registrado un descenso en las ventas del 3,5 por ciento respecto al año pasado, después de un 2017 "extremadamente duro" y una situación "no muy boyante" para los ganaderos.

Según ha informado hoy a Efe Pedro Herráiz, secretario de la Asociación Española de Raza Avileña-Negra Ibérica, la puja "no ha estado mal" en un certamen que ha contado con la participación de ocho machos y 42 hembras, de las cuales trece han sido eralas -de entre 20 y 36 meses- y veintinueve añojas -de entre 17 y 19 meses-.

La recaudación total de la subasta ha sido de 92.000 euros frente a los 95.270 del año pasado, lo que representa una caída en las ventas del 3,5 por ciento, teniendo en cuenta que se han adjudicado cinco lotes menos que en 2017.

Aunque Herráiz ha atribuido el descenso al hecho de que la situación económica de los ganaderos "no es muy boyante", especialmente después de un 2017 "extremadamente duro".

Durante la subasta, que ha puesto fin al Concurso-Subasta inaugurado el pasado domingo, ha supuesto la venta de los ocho machos que han salido a la venta, lo que ha representado una recaudación total de 41.000 euros, una cifra similar a la de la pasada edición.

Al igual que en 2007, el desembolso más elevado por un ejemplar ha alcanzado los 7.000 euros, mientras que la medida de los ocho machos se ha situado en los 5.120, frente a los 4.000 del año anterior.

Por su parte, de las catorce eralas que han salido a subasta, se han vendido trece por un total de 22.000 euros y a un precio medio de 1.920 euros, 250 menos que el ejemplar por el que más dinero se ha pagado durante la puja.

En el caso de las añojas, de las veintinueve que iban a participar en la puja, se han vendido dieciocho, mientras que las once que han quedado desiertas, finalmente han sido adjudicadas por el precio de arranque, que ha sido de 920 euros.

La recaudación total en este caso ha sido de 29.000 euros, siendo el ejemplar por el que más se ha pagado una vaca cuyo adjudicatario ha abonado 1.190 euros, mientras que la media en este apartado ha sido de 970 euros por res.

El acto de clausura ha contado con la asistencia del presidente de la Asociación Española de Criadores de dicha raza, Alonso Álvarez de Toledo y Urquijo, que se ha mostrado satisfecho por el desarrollo del concurso-subasta.

Entre los asistentes también se encontraba el secretario general de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Eduardo Cabanillas, quien ha situado a la raza avileña entre "las más importantes de España".

En esta ocasión, la exposición ha contado con la participación de 135 ejemplares procedentes de 16 ganaderías de las provincias de Ávila, Cáceres, Badajoz y Madrid.

Antes de la subasta, se ha realizado la entrega de premios a los ganadores del concurso morfológico, donde nuevamente ha resultado triunfadora la ganadería de Julián Jiménez, procedente de Santiago del Colado (Ávila), que ha triunfado con sus reses en siete de las nueva categorías, entre ellas la de Ganadería Mejor Presentada, mientras que en una octava ha obtenido el segundo premio.