Ganadería - Porcino


Alertan de la contaminación del aire y agua por purines de las macrogranjas


Valencia - 2020-02-26 18:39:39
Valoración:       0 votos.
Archivado en:


Organizaciones agrícolas valencianas han mostrado este miércoles su preocupación ante el cambio de legislación ambiental que facilita la instalación de granjas intensivas, sobre todo de cerdos, pues la mala gestión de sus purines supone "una importante contaminación del aire, agua y suelo".

En un comunicado, la Plataforma Xúquer Viu ha alertado de las reuniones de miembros de la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente con representantes del sector ganadero en las que se ha hablado de derogar la legislación de la Evaluación de Impacto Ambiental, así como incorporar el silencio administrativo positivo para licencias ambientales.

Recuerda que la legislación ambiental "es la garantía para la sostenibilidad y la protección de los recursos naturales, por lo que no se puede flexibilizar el cumplimiento de esta legislación".

En la actualidad, en función del volumen del tipo de ganado, se requiere la preceptiva Autorización Ambiental Integrada y la consecuente Declaración de Impacto Ambiental, en la que se indica la superficie total agrícola necesaria para la aportación de la defección como fertilizante una vez estabilizada.

Pero, según la Directiva 91/676 sobre protección de las aguas contra la contaminación producida por nitratos procedentes de fuentes agrarias, "no se tiene constancia de la existencia a nivel autonómico de un registro único de las superficies agrícolas declaradas para cada explotación, y tampoco se certifica que los periodos mínimos para estabilizar los purines se cumpla".

"La concentración de los purines y su mala gestión sobrepasa la admisión del terreno y acaba contaminando las aguas superficiales y subterráneas, como demuestran los datos sobre calidad de las aguas subterráneas de la Conselleria y de la Confederación Hidrográfica del Júcar", explica la Plataforma.

Además, advierte de que la implantación de esta ganadería intensiva ha significado graves contaminaciones atmosféricas, de los suelos y de las aguas en las zonas adyacentes a las granjas, en particular por nitratos, la principal fuente de contaminación del medio ambiente, proveniente de los excrementos de los cerdos.

Para la Plataforma, "es dudoso que la apuesta de estas instalaciones sea una herramienta para la lucha contra la despoblación", ya que, a su juicio, "los problemas causados para estas macrogranjas dificultan la puesta en valor de las zonas de interior", además de que generan pocos empleos.

El modelo de grandes explotaciones de producción intensiva, con el que se quiere competir con otras comunidades relajando la normativa ambiental, "es incompatible con la situación de emergencia climática que el Gobierno valenciano ha declarado recientemente", ha afirmado.