Agricultura - Cereales


Buena previsión de cosecha de cereal y sorpresa por los precios en España


Madrid - 2020-05-08 16:08:43
Valoración:       0 votos.
Archivado en: Crisis Coronavirus


El campo se prepara para una cosecha abundante de cereales, tras las lluvias primaverales, con una tendencia a la baja en los precios, que despierta “sorpresa” en el sector, pues no tiene claro si la pandemia tiene influencia real o mediática y especulativa.

Las previsiones de campaña en España son favorables, aunque dependerán del clima de los próximos días, según han declarado a Efeagro fuentes de las organizaciones agrarias Asaja, Coag y UPA, las cooperativas y los comerciantes.

La recolección empezará en unas dos semanas en Andalucía, para extenderse progresivamente del sur al norte del país.

En contraste con otros subsectores como la fruta, los productores de cereales no ven problema de mano de obra ni de labores por el coronavirus -el cultivo está muy mecanizado-, y el abastecimiento está garantizado en España, país importador de grano.

“El movimiento sigue con relativa normalidad, las empresas siguen cargando para abastecer a las fábricas”, ha señalado el presidente sectorial de cultivos herbáceos de Cooperativas Agro-alimentarias, Juan Carlos Bermejo.

Las cotizaciones han registrado bajadas “suaves” en el mercado nacional, con la excepción de la cebada, que ha descendido más, lo que Bermejo atribuye a una presión en la oferta y a que el maíz se vendió a precio muy asequible.

Tanto las cooperativas como la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas (Accoe) han subrayado que el descenso de consumo de cerveza -por el cierre de hostelería durante el estado de alarma- repercutió en una vuelta al mercado de partidas de cebada.

Sin embargo, recalcan que la proporción española de cebada que va a elaboración de cerveza no es grande, está en torno al 8 % del total, por lo que ese efecto es “más psicológico” que real.

El secretario general de Accoe, José Manuel Álvarez, ha detallado que en 2020 los precios se han mantenido firmes en trigo y maíz, aunque esto es “un poco engañoso” porque comenzó con subidas y bajadas posteriores han equilibrado la balanza.

“El coronavirus ha provocado un descenso de consumo generalizado a nivel mundial, especialmente del de uso industrial, aunque aún nos parece difícil cuantificar el resultado final”, según Accoe, pero “no va a ser una campaña fácil.

PREVISIONES POR ZONAS

En Andalucía, las previsiones para el trigo en Cádiz están dentro de la media de un año normal, pues aunque no llovió hasta marzo, las previsiones de primavera mejoran la situación, de acuerdo a los datos de Asaja.

En Sevilla, llegó el agua “tarde” y la cosecha está la media; y hay mejores perspectivas para el girasol.

En Castilla y León, las previsiones son mejores; en Salamanca, por ejemplo, algunas zonas podrían tener “cosechas récord” si se controlan algunos ataques de hongos a los trigos.

En Castilla-La Mancha -en concreto, Albacete-, las siembras tempranas presentan buenas perspectivas, algo menos las más tardías, y el peso dependerá de las temperaturas de los días venideros, según la misma fuente.

El responsable sectorial de COAG, José Roales, celebra las perspectivas de abundancia, aun preliminares, pese a que los precios son bajos, lo que ilustra destacando que los 2.500 primeros kilos que un agricultor cosecha “son para cubrir costes -sin contar la mano de obra-”.

Roales ha apuntado, desde Zamora, que no está clara la influencia de la pandemia en la campaña y que las labores “se han hecho con normalidad”.

El comportamiento de los precios es una “sorpresa”, han indicado desde los servicios técnicos de UPA, ya que desde el punto de vista de la oferta y la demanda no se justifican ciertas bajadas,

Desde UPA han reconocido las incertidumbres internacionales, por la COVID-19 o eventuales conflictos comerciales.

Pero han considerado que el argumento de la pandemia responde, más que a la realidad, a querer propagar ciertas “sensaciones” para que se refleje en los precios y beneficien a “ciertos operadores”, a costa de la “desgracia” y de los agricultores.

 

Mercedes Salas