Ganadería - Avicultura


La demanda de pollo asado caerá un 80 % este verano por la covid, según el sector


Madrid - 2020-08-04 12:05:22
Valoración:       0 votos.
Archivado en: Crisis Coronavirus


La caída del turismo y de la actividad en la restauración por la pandemia provocará que la demanda de pollos asados caiga un 80 % este verano, con una previsión de ventas de en torno a los siete millones de ejemplares, muy lejos de los 35 millones de pollos que se comercializan en un verano normal.

Son los cálculos que maneja la interprofesional de la avicultura de carne de pollo (Propollo), según explica a Efeagro su secretario general, Jordi Montfort, quien reconoce que esos siete millones de pollos asados son las previsiones "más optimistas", con "los recientes brotes -de la covid- y las nuevas medidas de confinamiento" en diferentes puntos del país.

Como recuerda, es un volumen de ventas que "fluctúa" y está sujeto a "las nuevas noticias en torno a la cancelación del turismo internacional".

En verano, el canal Horeca -que habitualmente vende "el 25 % de la producción" nacional-, potencia el consumo de pollo asado hasta rondar los 35 millones de ejemplares, en condiciones normales (más de 49 millones de kilos).

Como remarca la Interprofesional, es un producto demandado en verano en bares, restaurantes, terrazas, puestos en fiestas patronales, establecimientos con comida para llevar así o en las zonas de playa.

Además, se contaba con el tirón de los turistas, especialmente los extranjeros, cuya "llegada hacía que la cifra de ventas subiera".

En total, cada verano "llegaban a España 52,8 millones de turistas" que consumían 26,4 millones de kilos", precisa, a partir de un ejemplar medio de pollo asado de 1,4 kilos, cuyo ejemplar pasaba unos 36 días en la granjas antes de llegar al mercado.

Su precio de venta al público es un factor "muy importante" para los consumidores y suele estar entre ocho y 12 euros, dependiendo de la zona geográfica y tipo de preparación, según la misma fuente.

Desde la organización destacan también el papel de las importaciones, ya que se estima que hasta un 15 % del consumo de pollo en el canal Horeca español es del exterior, especialmente de Brasil, Italia o Polonia.

Por otro lado, la Interprofesional ha detectado la importancia de la entrega a domicilio en esta fase de "nueva normalidad" y que es creciente el número de restaurantes que están apostando por ello, como una forma de "facilitar el acceso" a una comida preparada que está "vinculada al consumo familiar o de ocio en el hogar".

Este canal de venta se refuerza no sólo en los sitios de costa, sino también en "grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Sevilla", de acuerdo a los datos Montfort, quien apunta asimismo a un espacio "interesante" que es la comida preparada de hipermercados, "aunque está por ver su adaptación a la nueva normalidad".

'El Sabroso' es un restaurante franquiciado en Alcorcón (Madrid) en el que han notado ese descenso en la demanda de pollo asado, especialmente los días fuertes, desde el viernes al domingo.

Como ejemplo, si el año pasado vendían en domingo unos 200 unidades han bajado a unos 150, explica a Efeagro su gerente, Andrés Tangarife.

Estima que, en parte, se debe al cierre o restricciones en piscinas y zonas de baño por la covid, ya que es un producto que suelen comprar grupos de amigos o familias para llevarlos a esas modalidades de ocio.

En el caso de, José Rausell, propietario del restaurante "Rausell" en Valencia, señala a Efeagro que ha bajado respecto a la campaña veraniega pasada "como mucho un -10 %".

En su caso, sólo elabora el producto para llevar y ronda los 250 pollos asados a la semana, cuando el año pasado podían darle salida a unos 260, con un aumento de los clientes que optan por hacer el encargo previo por teléfono.