Ganadería - Leche


Descubren un método de inseminación que mejora el rendimiento de las granjas lecheras


Lérida - 2021-02-08 15:30:24
Valoración:       4 votos.
Archivado en:


Expertos en reproducción animal del Centro de investigación Agrotécnio-UdL han descubierto que la punción folicular no ecoguiada es un nuevo método de inseminación artificial “sencillo, no invasivo y económico” que mejora el bienestar animal y la rentabilidad de las explotaciones lecheras.

Según ha informado la UdL, en la actualidad las técnicas más utilizadas en las granjas comerciales son la de ruptura manual de una de las vesículas embrionarias entre 28 y 41 días después de la inseminación y la punción folicular el día de la inseminación.

La profesora e investigadora de la UdL Irina Garcia-Ispierto explica que, pese a que ambas técnicas funcionan bien, la primera aumenta el riesgo de pérdida de la gestión, y la segunda necesita un equipamiento caro y mucho tiempo, ya que no se puede hacer a ritmo de visita semanal y, aunque reducen las gestaciones dobles, no las elimina del todo.

Ahora, investigadores del Agroténcio han desarrollado una nueva técnica para que se pueda llevar a cabo en pocos minutos y que consiste en la punción del folículo más pequeño el día de la inseminación artificial con un aparato que se usa para aspirar quistes en vacas.

Esta práctica no necesita anestesia, es indolora y se puede realizar en visitas reproductivas semanales sin interferir en el funcionamiento de la granja.

El nuevo método ya se está aplicando en algunas explotaciones de la comarca del Segrià y, los primeros resultados, demuestran que su uso “no sólo reduce a cero las gestaciones dobles, sino que la fertilidad posterior del animal es similar a la media de la granja”.

En este sentido, Garcia-Ispierto explica que las gestaciones dobles “no son deseables” en vacas por el aumento de abortos y complicaciones posparto, reducción de la vida media de la madre y el incremento de la mortalidad de la cría.

Finalmente, como ejemplo, desde la UdL informan de que las pérdidas de gestación durante el primer trimestre pueden superar el 25% en granjas de alta producción y son una de las fuentes más importantes de pérdidas económicas.

“Prevenirlas puede contribuir a la supervivencia de un sector cada vez más tecnificado y con menos margen de beneficio”, sentencia la experta.