Ganadería  -  Porcino


La pasión por los productos del cerdo ibérico -especialmente jamones y paletas- ha desbordado su demanda de cara a esta Navidad hasta el punto de que se agotarán las existencias de los productos curados de más calidad en unas fiestas en las que se sigue afianzado la opción de comprarlo loncheado.

El secadero de jamón ibérico más grande de Extremadura, ubicado en Trujillo (Cáceres) y de la firma "Navidul", pretende pronto homologarse para vender en China jamón con hueso y "desestacionalizar" las ventas, es decir, que se consuma este producto todos los meses del año.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha asegurado que el acuerdo firmado ayer entre España y China -que entre otros asuntos amplía la gama de productos del cerdo que pueden exportarse allí- le da unas posibilidades "inmensas" sobre todo a la línea de alimentos curados.

La norma de calidad del ibérico está a punto de cumplir cinco años y lo hace con un debate abierto sobre la conveniencia o no de revisarla para introducir cambios en la producción, en los que no hay total consenso en el sector.

Las lluvias de los últimos días en la península ibérica han mejorado las perspectivas de la montanera para este año, que aún acumula retrasos de entre 15 y 30 días en la mayor parte de las zonas de dehesa.

La montanera, período en el que el cerdo ibérico se alimenta fundamentalmente a base de hierba y bellota, se retrasa en las dehesas de la Península, en una campaña en la que se prevé que baje entre un 10 y un 15 % el número de cerdos para engorde y con un volumen de bellota inferior.